El primer ministro británico, Boris Johnson, se enfrentará hoy a un interrogatorio de un comité en el Parlamento sobre su cuestionado manejo de la pandemia y su negativa a despedir a su principal asesor Dominic Cummings, acusado de violar las normas del confinamiento que rigen en el Reino Unido.

El principal asesor del primer ministro permanece en el “ojo de la tormenta” después de haber manejado en marzo pasado más de 400 kilómetros a Durham, en el norte del país, mientras estaba enfermo de coronavirus.

Por primera vez desde que se convirtió en primer ministro, Johnson deberá comparecer ante el Comité de Enlace, formado por los diputados que presiden los comités de selectos de todos los partidos.

El interrogatorio se produce en medio de la crisis dentro del Partido Conservador, que provocó que alrededor de 40 parlamentarios exigieran públicamente que Cummings sea despedido, y mientras las encuestas muestran un fuerte apoyo de los británicos para que renuncie.

El índice de aprobación del primer ministro en su manejo de la crisis del coronavirus se desplomó tras las acusaciones contra su principal asesor.

Una encuesta publicada ayer de la consultora británica Savanta, encontró que el índice de aprobación de Johnson está por debajo de cero (-1%), habiendo caído 20 puntos desde el final de la semana pasada.

El primer ministro deberá explicar hoy la decisión de Cummings de viajar en reiteradas oportunidades de Londres a Durham, durante la cuarentena cuando él y su esposa sospechaban de haberse contagiado de coronavirus.

En declaraciones públicas, Cummings dijo que el viaje fue para aislarse en una propiedad en la granja de su padre debido a las preocupaciones sobre el cuidado de su hijo de cuatro años mientras él y su esposa estuvieron imposibilitados de hacerlo por estar enfermos.

Sin embargo, los parlamentarios conservadores mostraron su indignación después que justificó sus acciones y porque dijo que “no se arrepiente”.

Ayer, Douglas Ross, subsecretario de Estado parlamentario de Escocia, renunció al gobierno en rechazo a la decisión de Johnson de sostenerlo.

“Tengo electores que no pudieron despedirse de sus seres queridos; familias que no podían llorar juntas; personas que no visitaron a familiares enfermos porque siguieron las recomendaciones del gobierno”, escribió en su carta de renuncia.

“No puedo decir de buena fe que todos estaban equivocados y que un asesor principal del gobierno tenía razón”, afirmó.

Sin embargo, en la sesión del comité, que se prevé que se inicie a las 16.30 hora local, el primer ministro sólo será interrogado brevemente, lo que aumentó el descontento en los parlamentarios de la oposición.

El tiempo estipulado para abordar el tema son 20 minutos.

A pesar de la creciente presión política, Johnson insiste en mantener el apoyo a su principal asesor, argumentando que sus acciones fueron razonables.

Fuente: https://www.telam.com.ar/notas/202005/468699-boris-johnson-reino-unido-coronavirus-parlamento.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *