Dinamarca declaró hoy “bajo control” su brote de coronavirus y consideró que es “muy improbable” que pueda haber una segunda gran ola de enfermos de Covid-19 aun cuando la tasa de contagios pueda aumentar.

“Hemos conseguido tener bajo control el contagio de coronavirus gracias a un esfuerzo colectivo sólido”, declaró la primera ministra danesa, Mette Frederiksen, en conferencia de prensa en Copenhague.

Con una población de 5,7 millones de habitantes, Dinamarca ha registrado 10.711 casos positivos de coronavirus y 533 muertos.

La tasa de contagios, es decir la cantidad de personas que puede infectar un enfermo de Covid-19, ha venido bajando desde principios de abril hasta ubicarse en el 0,7 actual.

En la misma conferencia de prensa, el máximo responsable en infecciones del Instituto Nacional de Salud, Kare Molbak, desestimó la posibilidad de una nueva ola de contagios en el país.

“Si el virus estuviera descontrolado y no hiciésemos nada, habría probabilidad de una segunda ola. Pero hemos aprendido mucho de la enfermedad, tenemos capacidad para hacer test y aislar a los expuestos al contagio”, dijo, citado por la agencia de noticias EFE.

Si bien Molbak dio por hecho que la tasa de contagio puede aumentar, se mostró confiado en las “condiciones” del país para afrontar una segunda ola.

Frederiksen, por su parte, anunció una estrategia “más ofensiva” de testeos -actualmente se realizan unos 10.000 al día- que incluirá el rastreo de contactos cercanos de las personas infectadas, ademas de la creación de un organismo estatal para asegurar el suministro de material de protección.

El gobierno también buscará que las administraciones municipales habiliten instalaciones como hoteles o clubes para aquellos ciudadanos sin posibilidad de aislarse en sus casas.

Dinamarca, uno de los primeros países en cerrar fronteras y la vida pública pero sin confinamiento, empezó a levantar restricciones a mediados de abril, con la apertura parcial de guarderías, escuelas y pequeños comercios.

Esta semana comenzó la segunda fase de normalización de actividades, con la autorización para abrir tiendas minoristas y centros comerciales, además de permitir el deporte profesional, y continuará el próximo lunes con cafés y restaurantes, siempre con restricciones de espacio y medidas especiales de higiene.

Las autoridades han reducido la distancia mínima necesaria entre dos personas de dos a un metro, salvo en el caso de aquellos que pertenezcan a grupos de riesgo.

La tercera fase, que comenzará a principios de junio, incluye museos, cines, teatros y deporte en instalaciones cubiertas, y se ampliará de 10 a 30 o 50 el número de personas congregadas permitido.

La cuarta fase, prevista para agosto, afectará a discotecas y gimnasios, entre otros.

Fuente: https://www.telam.com.ar/notas/202005/462699-dinamarca-coronavirus.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *