El Reino Unido registró 468 nuevas muertes por coronavirus, lo que eleva el total a 34.466, mientras el gobierno británico prevé avanzar en la apertura gradual de las escuelas a partir de junio algo que choca contra las objeciones de los padres y los sindicatos docentes.

El Ministerio de Salud británico también informó de la detección de 3.451 nuevos contagios hasta totalizar 240.161 personas desde el inicio de la pandemia.

De acuerdo con las cifras oficiales, el Servicio Nacional de Salud (NHS, por sus siglas en inglés) realizó 136.486 test en un periodo de 24 horas.

El Ministerio de Salud se había puesto como meta a finales de abril realizar 100.000 test al día, si bien en la primera semana de mayo se mantuvo debajo de esa cifra, que luego pudo alcanzar, y ahora se propone llegar a los 200.000 pruebas diagnósticas a finales de este mes.

Los nuevos datos han sido divulgados en medio de la polémica sobre el plan de desescalada del Ejecutivo del primer ministro conservador Boris Johnson, que se dispone a reabrir en fases los colegios de primaria el 1 de junio a pesar de las reservas y la negativa de los sindicatos de maestros, que temen una expansión de los contagios en las aulas.

El Gobierno autorizó el miércoles un ligero levantamiento de las restricciones sólo en Inglaterra, porque las autoridades autonómicas de las otras tres regiones -Escocia, Gales e Irlanda del Norte- mantienen las medidas de confinamiento.

Desde el miércoles, la gente en Inglaterra puede salir de su domicilio más de una vez al día para hacer ejercicio físico, pero el gobierno pidió a la población que solo acuda al trabajo si no puede hacerlo en casa y que evite en lo posible el transporte público.

El transporte es una de las principales inquietudes del Gobierno, especialmente en la capital británica, por lo que se ha pedido a la gente que camine o use bicicletas.

Debate por el retorno a las escuelas

Respecto del retorno a las escuelas, el gobierno de Johnson fijó el 1 de junio para el retorno a las escuelas de los niños de entre 5 y 7 años y de los adolescentes de 15 y 17 años que tienen exámenes importantes del calendario educativo británico.

Pero el temor manifestado por padres y los sindicatos que representan a los docentes abrió un debate, que se torna más áspero cada día, sobre si es seguro que los escolares vuelvan a las aulas ante el peligro de contagio.

Los sindicatos de maestros han pedido al Gobierno más detalles sobre su plan para la reapertura de colegios, ante la inquietud sobre el control del coronavirus, puesto que las mediciones sobre la propagación del virus están entre el 0,7 y el 1, un nivel considerado peligroso por la fácil extensión del virus.

El secretario del sindicato de maestros NASUWT, Patrick Roach, dijo que está a favor de la reapertura de colegios en cuanto sea posible, pero que debe hacerse de una manera que “sea segura”.

El ministro de Educación, Gavin Williamson, replicó ante los medios que todo el sector de la educación tiene “el deber de trabajar” unido para que los niños vuelvan al colegio y puedan tener clases antes de las vacaciones a mediados de julio.

“Por supuesto que la seguridad es lo primero, pero también tenemos que tener en cuenta el potencial daño a la educación de los niños si no vuelven a clase”, agregó el ministro.

Según la comisaria, solo tres de 57 guarderías en Inglaterra han registrado casos confirmados de la COVID-19 entre los niños.

Sin embargo, la Asociación Médica Británica (BMA, en inglés) le dio la razón a los sindicatos al afirmar que el nivel de infección es muy alto como para reabrir colegios.

En este marco, la Comisión de Niños en Inglaterra, organismo no gubernamental responsable de velar por la protección de los menores, pidió hoy al gobierno y a los gremios que terminen con esta “riña” y se pongan de acuerdo sobre un retorno seguro y por fases a las aulas y que los maestros y los alumnos sean sometidos a la prueba de la Covid-19.

“No nos podemos permitir esperar a una vacuna, que tal vez nunca llegue, para que los niños vuelvan a la escuela. Es hora de poner fin a las riñas y acordar un retorno seguro, gradual, que vaya acompañado por pruebas rigurosas a maestros, niños y familias”, afirmó la responsable de esta comisión, Anne Longfield.

En los últimos días, el ratio de transmisión del coronavirus (R), vital para decidir el levantamiento gradual de las medidas de cuarentena, se ha elevado al rango 0,7-1, por encima del 0,5 a 0,9 en que estaba la semana pasada, según las autoridades.

Los expertos han alertado del peligro de que la R llegue o supere el 1, pues resulta más fácil la propagación del virus.

Fuente: https://www.telam.com.ar/notas/202005/464652-el-reino-unido-suma-468-muertes-en-medio-de-una-polemica-por-la-vuelta-a-clases.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *