La Fiscalía de Israel se opuso este martes a la solicitud del primer ministro, Benjamin Netanyahu, de no presentarse el domingo en la audiencia inicial del juicio que enfrenta por varios cargos de corrupción y señaló que su presencia es necesaria para dar un mensaje de “justicia y confianza pública”.

El premier había presentado un pedido especial ayer, apenas un día después de asumir su nuevo mandato, bajo el argumento que tanto su presencia como la de sus guardaespaldas violaría las medidas impuestas por la pandemia de coronavirus y que “costaría una fortuna al público”, informó la agencia de noticias Europa Press.

Los jueces del tribunal a cargo del proceso serán quienes evaluarán ahora las posturas de la defensa y la fiscalía para decidir si el inicio del juicio contará o no con la presencia del primer ministro.

Ante la negativa de la Fiscalía, los abogados del primer ministro dijeron que se trataba de una estrategia para “presentar una imagen de Netanyahu en el banquillo”, algo que la Justicia tildó de “inaceptable”, informó el diario Haaretz

 En enero pasado, en plena campaña electoral y con el futuro político de Netanyahu sumido en la incertidumbre, el fiscal general Avichai Mendelblit lo imputó por los cargos de soborno, fraude y violación de la confianza en tres casos de corrupción.

Pese a esto, Netanyahu volvió a empatar en las elecciones con el líder de la oposición Benny Gantz y, tras meses de no lograr ninguno de los dos formar gobierno, acordaron un gobierno de coalición.

Finalmente, el domingo asumió el nuevo gobierno con la gran incógnita de cómo enfrentará Netanyahu los cargos por los que está acusado.

Según el acuerdo de unidad entre el líder de Likud y Gantz, si un tribunal llegara a descalificar a Netanyahu de su cargo dentro de los seis primeros meses del mandato del Ejecutivo, se volverá a convocar elecciones.

Las acusaciones contra Netanyahu

La audiencia inicial del juicio iba a hacerse el 17 de marzo, pero debió ser aplazada a causa de la suspensión de los procedimientos por las restricciones impuestas por el coronavirus.

El caso más grave que pesa contra Netanyahu es el llamado 4000, en el que hará frente a cargos por sobornos, fraude y violación de la confianza por impulsar regulaciones que beneficiaron al accionista mayoritario del grupo Bezeq, Shaul Elovitch, a cambio de una cobertura favorable en su portal de noticias Walla.

En el caso 1000, fue imputado por fraude y violación de la confianza por recibir regalos ilícitos valorados en 700.000 shekels a cambio de favores.

Y en el caso 2000 fue imputado por fraude y violación de confianza por acordar con el medio Yedioth Ahronoth, el más grande en lengua hebrea, debilitar a su competencia Israel Hayom a cambio de una cobertura más favorable al primer ministro.

Fuente: https://www.telam.com.ar/notas/202005/465858-fiscalia-se-opone-al-pedido-de-netanyahu-de-faltar-a-la-apertura-del-juicio.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *