El gobierno de Francia impondrá una cuarentena de 14 días a todas las personas que ingresen al país para evitar la propagación del coronavirus, que ya causó 167.305 contagios y 24.760 muertes en ese país, mientras que los que sean diagnosticados positivos deberán permanecer en aislamiento 30 días.

La medida forma parte del proyecto de ley presentado hoy por el Ejecutivo para extender la alerta sanitaria, vigente desde el 22 de marzo hasta el próximo 24 de julio.

La iniciativa, que deberá ser tramitada y adoptada esta semana por el Parlamento, brindó también nuevos detalles sobre el plan de flexibilización gradual a partir del 11 de este mes, como la elaboración de ficheros de enfermos o la creación de una brigada para identificar contagios entre sus contactos, entre otros.

“Tendremos que vivir mucho tiempo con el virus”, explicó el ministro de Sanidad, Olivier Véran, en la conferencia de prensa donde dio a conocer los puntos del proyecto.

Entre ellos, destacó la obligación de realizar una cuarentena de dos semanas para todos aquellos -ya sea franceses o extranjeros- que entren en Francia y sus territorios.

“Un decreto, basado en propuestas de científicos, definirá la duración, las condiciones de acceso a los bienes esenciales y el seguimiento médico que será organizado para estas personas”, precisó Verán, citado por el vespertino Le Monde.

En tanto, aquellos que sean diagnosticados positivos tendrán que seguir un régimen de aislamiento obligatorio de hasta 30 días en condiciones que aún deben definirse y que en cualquier caso será susceptible de recurrirse ante un juez.

“Los que no acepten esas condiciones, serán devueltos por donde habían llegado”, aseguró.

De momento, no hay ningún calendario para la reanudación de la libre circulación dentro del espacio Schengen que, según el ministro de Interior, Christophe Castaner, será “progresiva”.

Castaner tampoco dio una fecha para la apertura de las fronteras exteriores y se limitó a indicar que estas cuestiones serán objeto de discusiones a nivel europeo y bilateral.

Los que no acepten esas condiciones, serán devueltos por donde habían llegado

Olivier Véran

Las personas infectadas de Covid-19 dentro del territorio francés estarán exentas de aislarse por obligación, como se había barajado en un principio, y el Gobierno optó, en cambio, “por la confianza y la responsabilidad” de los ciudadanos.

“Los franceses seguirán siendo responsables, no habrá necesidad de imponer una medida por ley par obligarlos a quedarse en sus casas”, señaló el titular de Sanidad.

No obstante, se crearán ficheros de los casos positivos para que los médicos, en un primer momento, y la Seguridad Social, posteriormente, puedan hacer investigaciones de trazado para tratar de determinar quiénes han estado en un contacto estrecho y quiénes son susceptibles de haberse contagiado.

Antes de su entrada en vigor, esos ficheros -concebidos en principio para un periodo de un año- deberán ser avalados por la Comisión Nacional de Informática y Libertades, el organismo nacional que protege frente a un uso abusivo de los datos personales.

En la práctica, cada vez que una prueba confirme un contagio de coronavirus, el médico de cabecera se pondrá en contacto con el paciente para establecer un primer círculo de personas y luego tomará el relevo la Seguridad Social, con una brigada que inicialmente estará compuesta por 3.000 a 4.000 profesionales y que podría ampliarse si fuera necesario.

Estos ficheros no se usarán para la polémica aplicación de celular StopCovid en la que trabaja el gobierno desde hace varias semanas para hacer un trazado de quienes hayan estado en contacto con un caso declarado de coronavirus.

“El 11 de mayo la aplicación StopCovid no estará disponible en nuestro país y el primer ministro ha sido muy claro: si está aplicación finalmente será utilizada habrá un debate al respecto en el Parlamento. Nada ha cambiado al respecto”, enfatizó.

La libre circulación de personas estará nuevamente autorizada en Francia a partir del 11 de mayo, aunque se verá limitada a un máximo de 100 kilómetros del domicilio, salvo en caso de motivos profesionales o familiares “imperiosos”.

Ese radio incluirá, sin embargo, los desplazamientos entre departamento y provincias, según aclaró el ministro de Interior.

Las mascarillas no serán finalmente obligatorias para circular por las calles, pero sí en el transporte público, para lo que el gobierno propuso en su proyecto ampliar las competencias de control y sanción de los agentes de seguridad de las compañías de transporte, quienes podrán multar a aquellos que incumplan dicha norma.

La pandemia del nuevo coronavirus ha golpeado con fuerza a Francia, que es el quinto país del mundo con más contagios y el cuarto con más muertes.

Esta semana se ha incluso detectado un primer caso de un gato infectado por la Covid-19 en el país, lo que ha llevado a la Escuela Nacional de Veterinaria ha emitir hoy un comunicado para pedir a los enfermos que limiten los contactos con esas mascotas para protegerlas.

Fuente: https://www.telam.com.ar/notas/202005/458967-francia-cuarentena-dos-semanas-regreso-coronavirus.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *