Las escuelas religiosas de Estados Unidos no podrán ser excluidas por los estados de los programas de financiación pública a la educación privada, decidió este martes la Corte Suprema en un fallo dividido.

En una votación de 5-4, que confirmó la nueva mayoría conservadora resultado de los últimos jueces nominados por el presidente Donald Trump, la corte falló a favor de un programa de becas del estado norteño de Montana que permite créditos fiscales estatales para la educación privada, en el que casi todos los beneficiarios asisten a escuelas religiosas.

La Corte Suprema de Montana había rechazado el programa de becas de educación privada K-12 ,creado por la Legislatura estatal en 2015 para que los donantes sean elegibles para recibir hasta $ 150 en créditos fiscales estatales.

El tribunal estatal había decidido que el crédito fiscal violaba la prohibición de la constitución de Montana de financiar con dinero público a escuelas religiosas.

Sin embargo, el presidente de la Corte Suprema de Estados Unidos, John Roberts, dijo que el propio fallo del estado violaba la libertad religiosa, incorporada en la Constitución, de los padres que desean que las becas ayuden a pagar la educación privada de sus hijos.

“Un estado no necesita subsidiar la educación privada. Pero una vez que un estado decide hacerlo, no puede descalificar a algunas escuelas privadas únicamente porque son religiosas”, escribió Roberts, citado por el canal CNN.

En disidencia, la jueza Sonia Sotomayor describió el fallo como “perverso”. “Sin ninguna necesidad o poder para hacerlo, el tribunal parece exigir a un estado que restablezca un programa de crédito fiscal que la Constitución no exigió en primer lugar”, argumentó.

Los padres cuyos hijos asisten a escuelas religiosas eran parte del reclamo ante el máximo tribunal del país para poder preservar el programa, pero fue el gobierno de Trump el que presentó el recurso ante la Corte Suprema.

La decisión del tribunal superior defiende los derechos de las familias “a ejercer su religión como mejor les parezca”, dijo Kendra Espinoza, la principal demandante en la demanda cuyas dos hijas asisten a la Escuela Cristiana Stillwater en Kalispell, Montana, límite con Canadá.

El fiscal general y secretario de Justicia de Trump, William Barr, elogió el fallo como “una victoria importante para la libertad religiosa y la igualdad religiosa en los Estados Unidos”.

Pero la Federación de Empleados Públicos de Montana, que cuenta con más de 12.000 maestros y otros trabajadores escolares como miembros del sindicato, calificó la decisión como “una cachetada en la cara” para sus miembros y las comunidades en las que trabajan.

“La decisión de hoy viola el compromiso de Montana con la educación pública, nuestros hijos y nuestra constitución. Los intereses especiales de los extremistas están manipulando nuestro código tributario para robar a los niños de Montana una educación de calidad y al mismo tiempo proteger los bolsillos de quienes dirigen escuelas privadas exclusivas y discriminatorias”, denunció su presidenta, Amanda Curtis.

La decisión fue la última en una línea de decisiones de la Corte Suprema, que ahora incluye a los nombrados por Trump Neil Gorsuch y Brett Kavanaugh, que han favorecido las demandas de discriminación basadas en la religión.

Fuente: https://www.telam.com.ar/notas/202006/483627-la-corte-suprema-de-eeuu-falla-a-favor-de-permitir-ayuda-estatal-a-la-educacion-religiosa.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *