La Justicia italiana convalidó un recurso del gobierno del primer ministro Giuseppe Conte para frenar las reaperturas anticipadas de bares y restaurantes que reclaman las regiones de todo el país, mientras la cámara que agrupa a las empresas del sector advirtió del cierre del 80% de los negocios si se aplican medidas de distanciamiento muy severas.

El Tribunal Administrativo Regional (TAR) de la Calabria aceptó el recurso de Conte contra la decisión de la presidenta de esa sureña región, Jole Santelli, que había dispuesto la reapertura de bares y restaurantes el 29 de abril, sin esperar a la fecha del 1 de junio fijado por el gobierno central.

Las resolución del tribunal regional, que llegó un día después de que Italia superara los 30.000 muertos por coronavirus, destacó que “las medidas contra la Covid-19” no son potestad de las regiones sino del gobierno, según publicó el diario La Repubblica.

La resolución podría tener un efecto dominó sobre las intenciones de las otras 18 regiones italianas que esta semana plantearon su reclamo conjunto para acelerar los tiempos de flexibilización de la cuarentena vigente desde el 10 de marzo.

En ese marco, el gobernador de la sureña Puglia, Michele Emiliano, anunció que su región permitirá que desde el 18 de mayo reabran bares, restaurantes y peluquerías, rubros que para el premier Conte deberán esperar hasta el 1 de junio.

En la misma línea, el gobernador de la norteña Véneto, Luca Zaia, pidió al Gobierno nacional que acelere las decisiones “y diga algo sobre qué va a pasar el 18 de mayo”.

La flexibilización gradual del aislamiento dispuesto por Conte inició el lunes pasado con los permisos para hacer deporte al aire libre y la reapertura de bares y restaurantes de todo el país, aunque con modalidad de envío y para llevar.

Este sábado, el vicepresidente de la federación, Fipe Confcommercio, que agrupa al sector de la gastronomía en general, advirtió de todos modos que si el gobierno avanza con la idea de establecer una distancia mínima de entre dos y cuatro metros, “significa excluir de la reapertura al 80% de los negocios”.

“Ya en abril habíamos especulado que 50.000 compañías ya no volverían a abrir y 300.000 personas perderían sus empleos. Las nuevas indicaciones significan el cierre definitivo de la mayoría de las empresas”, agregó Aldo Cursano sobre las medidas aún no confirmadas del gobierno de Conte para el sector.

Incluso Zaia, del partido derechista Liga y opositor al gobierno de Conte, se sumó al reclamo de los comerciantes y planteó la hipótesis de que las mesas cada cuatro metros “significa cerrarlos a todos los restaurantes”.

Según el cronograma nacional, el 18 de mayo deberían abrir los negocios minoristas y luego, recién el 1 de junio, los bares, restaurantes, peluquerías y centros de masajes que cumplan con las condiciones de seguridad.

La decisión de Conte de flexibilizar la cuarenta se adoptó luego de una estabilización de los nuevos casos y un descenso de las muertes diarias por el nuevo virus y de las internaciones en el país que durante semanas fue el epicentro de la pandemia en Europa.

Este sábado, Protección Civil informó que las muertes volvieron a quedar por debajo de las 200 diarias, con 194 fallecidos en las últimas 24 horas.

Los datos más alentadores se vieron de todos modos en la cantidad de nuevos contagios (1.083), el segundo dato más bajo desde que el 10 de marzo empezó la cuarentena.

Además, se registró un nuevo positivo cada 64 test hechos, el número más bajo desde la llegada de la pandemia.

Italia, de todos modos, es el tercer país del mundo en superar los 30.000 muertos, luego de Estados Unidos, que tiene más de 77.000 decesos, y de el Reino Unido, con más de 31.000.

Fuente: https://www.telam.com.ar/notas/202005/461646-italia-coronavirus.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *