Los sistemas de producción bajo cubierta utilizan diversos elementos, herramientas, materiales y estructuras para la protección de cultivos con la finalidad de obtener productos de mejor calidad.   A través de los años se han diseñado varios tipos de estructuras para la protección de las plantas que generan condiciones ambientales óptimas para el desarrollo de cultivos. Las estructuras más utilizadas son: los invernaderos, la malla sombra y los túneles altos y bajos.

Invernaderos. Un invernadero es una construcción agrícola con una cubierta traslúcida que tiene por objeto reproducir o simular condiciones climáticas adecuadas para el crecimiento y desarrollo de plantas de cultivo establecidas en su interior, con cierta independencia del medio exterior.

Malla sombra y casa sombra. Se emplean para disminuir la cantidad de energía radiante que llega a los cultivos.

Macro túnel o túnel alto. Son estructuras cuyas medidas de ancho y altura no les permiten ser consideradas invernaderos pero sí son lo suficientemente espaciosas como para que se puedan realizar las labores agrícolas en su interior.

Micro túnel, túnel bajo o mini invernadero. Son estructuras pequeñas construidas con arcos sobre los que se colocan cubiertas de plástico. Por sus reducidas dimensiones no es posible que las personas trabajen en su interior por lo que las labores se realizan desde el exterior de las mismas.

Invernáculo con botellas de plástico: La construcción de invernáculos de tipo familiar es una práctica cada vez más frecuente. Sin embargo, un invernáculo tradicional de polietileno de 150 o 200 micrones de espesor, resulta inaccesible para muchas familias debido a su alto costo material. Algunos pobladores, utilizando su ingenio, decidieron construir invernáculos familiares utilizando, para ello, botellas de plástico descartables.

Ramiro Amado en su habitual columna de los viernes en ES LO QUE HAY se refirió a los cultivos bajo cubierta, si bien se utilizan para cultivos de otoño y invierno, recordó lo importante que es pensar en este momento en el armado de los mismos, ya que lo ideal es trabajar en ellos entre los meses de diciembre y marzo.

Ramiro Amado – Pro-huerta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *