La mitad de la población de España, el país más afectado por la pandemia después de Estados Unidos, reanudará de manera gradual y limitada desde mañana, actividades sociales, comerciales, turísticas, de ocio, culturales y deportivas, con la cautela del gobierno por el temor de un rebrote y la incertidumbre del importante sector hotelero.

El Ministerio de Salud informó este domingo que los decesos por coronavirus son 26.621, con 143 nuevas muertes en las últimas 24 horas, 36 menos que en la jornada anterior, mientras que los contagiados alcanzan los 224.390, de ellos 621 nuevos casos.

Según el portavoz de Salud, Fernando Simón, la evolución de la enfermedad sigue un “camino favorable” en todo el país, en conferencia de prensa, informó la agencia EFE.

En este contexto, seis de las 17 regiones españolas solo podrán pasar mañana parcialmente a la fase 1 del plan de transición previsto por el Ejecutivo, en la que se alivian algunas de las restricciones económicas y de movimiento de personas impuestas desde el inicio del estado de alarma, el 14 de marzo.

Las tres ciudades españolas más habitadas y sus áreas de influencia -Madrid, Barcelona y Valencia- tendrán que esperar, ya que sus respectivas regiones no cumplen aún todos los requisitos de refuerzo sanitario o control epidémico establecidos por el Ejecutivo.

Madrid, con 6,7 millones de habitantes, será la única región cuyo territorio permanecerá por completo en la etapa previa (fase 0), pendiente de afianzar la atención sanitaria primaria.

Madrid y Cataluña encabezan las estadísticas acumuladas de defunciones y casos; y también las diarias, seguidas por las regiones de Castilla-La Mancha y Castilla y León, que limitan con Madrid.

El gobierno español, que sigue recomendando el teletrabajo, autoriza, en esta nueva etapa, la reanudación y reapertura de numerosas actividades, instalaciones y servicios, aunque con condiciones como límite de asistencia, distancia de seguridad entre personas, medidas de higiene, protección personal y desinfección frecuente de instalaciones y puestos laborales.

En la fase 1 se permite visitar a la familia, las reuniones de hasta 10 personas, desplazarse a segundas residencias y hoteles de la misma provincia donde se vive, comprar en comercios de hasta 400 metros cuadrados, salvo excepciones, o asistir a iglesias y museos.

Entre esas actividades figuran las de alojamiento y consumo de bebida y comida al aire libre en terrazas.

Los hoteles y establecimientos turísticos -fuente clave de ingresos en España- solo podrán prestar servicio de alimentación a los clientes hospedados, sin usar zonas comunes como piscinas, balnearios, gimnasios, miniclubs, zonas infantiles, discotecas ni salones sociales.

Las terrazas de hoteles, bares y restaurantes podrán ocuparse al 50 % de las mesas, con un máximo de 10 clientes en cada una.

Pero con estas condiciones, el sector hotelero prevé seguir cerrado hasta que se permita la movilidad entre provincias y regiones, lo que se espera sólo al final de todo el plan de transición, probablemente a partir del 22 de junio.

Fuente: https://www.telam.com.ar/notas/202005/462087-media-espana-reanuda-actividades-manana-con-cautela-e-incertidumbre.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *