El presidente Andrés López Obrador reveló este jueves que por la pandemia de coronavirus se perdieron 500.000 empleos formales en México y denunció que las grandes empresas fueron las primeras en echar trabajadores, aunque aseguró que la ola de despidos “ya se detuvo”.

“Los más grandes, los que pueden resistir, fueron los primeros en despedir. Afortunadamente, eso se detuvo y la mayoría de las empresas le está pagando a sus trabajadores”, aseguró en su conferencia diaria desde Palacio Nacional.

El mandatario de izquierda brindó esta cifra junto a la jefa del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Zoé Robledo, quien confirmó que hasta ahora “van como 500.000” empleos perdidos.

Según el último dato oficial de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, hasta el 6 de abril se habían destruido 346.878 empleos formales en México.

Las cifras ofrecidas hoy chocan con las recientes previsiones del Banco de México, que estimó una reducción de 700.000 trabajos formales en el país hasta el mes pasado, informó la agencia EFE.

López Obrador aprovechó el repaso a la cifra de empleos perdidos para criticar “las políticas neoliberales” como el “outsourcing” o subcontratación.

“En diciembre se perdieron 400.000 empleos del Seguro Social. En diciembre, que no había crisis. Pero realmente no es que se quedaran sin trabajo los empleados, los trabajadores. Es que con el ‘outsourcing’, para no pagar prestaciones, los quitan del seguro. Una cosa rarísima”, indicó.

En México, aproximadamente ocho millones de personas tienen un contrato bajo este esquema, lo que representaría cerca del 40% de los trabajadores formales.

Frente a esas prácticas, el presidente mexicano defendió a los pequeños empresarios que “a pesar de que se cae la economía o empieza a haber problemas por la falta de movilidad por la pandemia, resisten y mantienen a sus trabajadores”.

La pandemia de coronavirus ya causó la muerte de 2.704 personas, mientras que la padecen 27.634.

Las autoridades de salud reportaron en las últimas horas el contagio de 50 personas en un asilo de ancianos -población de alto riesgo- en el norteño estado de Nuevo León, y de 19 casos, uno de ellos falleció hoy, en el estado de Tabasco, suroeste del país.

Las autoridades estiman que mañana se dará el pico máximo de casos, pero aseguran que han logrado aplanar la curva epidemiológica y se muestran convencidas en que el sistema sanitario podrá atender todos los casos.

Por otra parte, ante el avance de la pandemia, Médicos Sin Fronteras (MSF) anunció hoy la apertura de una estructura hospitalaria temporal para asistir a pacientes con coronavirus o críticos en la ciudad de Tijuana, frontera con Estados Unidos,

Actualmente, la ocupación hospitalaria en el estado de Baja California, al noroeste de México, es de 57% para camas hospitalarias generales y 46% para camas con respirador (para enfermos críticos).

“Tijuana concentra la mayor cantidad de casos acumulados de Baja California y es una de las zonas urbanas con el mayor número de decesos de esta enfermedad en todo México”, dijo MSF en un comunicado.

Tijuana es una de las ciudades fronterizas donde no frena la movilidad de migrantes, la movilidad laboral México-Estados Unidos, además de que la industria maquiladora tardó en parar actividades como lo recomendó el gobierno federal al inicio de la emergencia.

Fuente: https://www.telam.com.ar/notas/202005/461016-mexico-pandemia-empleo.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *