En Italia, uno de los países más castigados por la enfermedad con 31.908 muertos sobre 225.435 contagios, Roma iniciará mañana la reapertura de sus bares, restaurantes y museos en el comienzo de una nueva fase de la salida de la cuarentena, mientras espera por el regreso del turismo.

Con más de 46 millones de presencias en 2019, la “Ciudad Eterna”, encabeza el ranking de las más visitadas de Italia, y espera relanzar su economía con la flexibilización gradual de las medidas de restricción que paralizaron a todo el país desde el 10 de marzo.

España, en tanto, que hoy marcó un nuevo mínimo de fallecidos por la pandemia desde el 16 de marzo pasado, con 87, continúa planificando diversas aperturas, pero el gobierno, en manos de una coalición de centroizquierda integrada por el Partido Socialista y Unidas Podemos, anticipó que buscará que el Congreso autorice la extensión del estado de alarma decretado el 14 de marzo, por un mes más.

El presidente Pedro Sánchez explicó que si no hay un rebrote, el país podría retomar la normalidad al inicio del verano, en junio, por lo que rogó a los ciudadanos que mantengan la “prudencia” y el “respeto a las medidas sanitarias”.

En el extremo oriental de Europa volvió a sobresalir hoy la situación en Rusia, que en las últimas 24 horas detectó un total de 9.709 nuevos contagios en las 85 regiones del país, lo que eleva la cifra a 281.752 casos positivos, según datos del Gabinete de Crisis que gestiona los efectos de la pandemia.

Los casos diarios suponen un repunte respecto de los 9.200 contagios del sábado, el menor número de positivos diarios desde principios del mes tras varios días por encima de los 10.000.

Con un total de 2.631 muertes en todo el país, fuentes oficiales informaron que el número de fallecimientos bajó de 119 ayer a 94 hoy.

Pese a que el 12 de este mes algunas regiones del país comenzaron a levantar paulatinamente algunas restricciones para reactivar la economía, tras las cifras de la capital, las autoridades moscovitas decidieron prolongar el confinamiento hasta fin de mayo.

No obstante, sí permitieron la vuelta al trabajo de medio millón de personas que realizan tareas en los sectores de la construcción y la industria.

Como viene ocurriendo en todo el mundo, el debate principal pasa por animarse a relajar algunas restricciones para intentar una mínima posibilidad de hacer que los desplomes en las economías sean un poco menos peores, discusión que en América sigue siendo el principal foco de tensión en Estados Unidos y Brasil.

La recuperación económica completa en EEUU podría “extenderse” hasta final de 2021, advirtió hoy Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal (Fed).

“Podría tomar un tiempo, podría tomar un periodo de tiempo, podría extenderse hasta fines del próximo año; realmente no lo sabemos”, dijo Powell según los extractos adelantados de una poco habitual entrevista en el programa “60 Minutes” de la CBS, que iba a ser emitida esta tarde.

No obstante, se mostró “optimista” acerca de la eventual recuperación económica en el país pese a la “incertidumbre” actual.

“A largo plazo e incluso a mediano plazo, no querrías apostar contra la economía de Estados Unidos”, agregó el presidente del banco central estadounidense.

EE.UU. se acerca al millón y medio de casos confirmados, con 89.318 muertes.

En la región, donde se dispararon los nuevos casos en Chile y Perú, sigue preocupando la situación del poderoso Brasil, que con 233.142 casos confirmados y 15.633 muertes ya es el cuarto país con más contagios en el mundo.

Es que el agravamiento de la pandemia coincide con una crisis en el gobierno del presidente Jair Bolsonaro, quien asistió hoy a una manifestación a su favor.

Acompañado por 11 ministros, Bolsonaro destacó la gran presencia de seguidores en la demostración celebrada frente al palacio presidencial de Planalto, pese a las medidas de los gobiernos regionales para evitar las concentraciones como herramienta para combatir el coronavirus.

Con barbijo, Bolsonaro estuvo durante media hora en el acto, bajó por la rampa del edificio para acercarse lo máximo posible a los manifestantes y llegó a cargar a dos niños, informó la agencia de noticias EFE.

No es la primera vez que Bolsonaro, que calificó al coronavirus como una “gripecita”, acude a actos masivos de sus seguidores pese a las recomendaciones para evitar aglomeraciones tanto de la Organización Mundial de la Salud (OMS) como de su propio Ministerio de Salud.

Chile también experimentó un crecimiento de contagios y muertes, con 29 personas fallecidas durante la última jornada -la cifra más alta en un día desde 21 de marzo, cuando se registró el primer deceso por la enfermedad- y acumula 450 muertes y más de 43.000 contagios.

El gobierno de Sebastián Piñera decretó una cuarentena total en la capital chilena hasta el próximo viernes, medida que fue calificada como “tardía” por legisladores, alcaldes y gobernadores de todo el arco político chileno.

El último reporte del Ministerio de Salud de Perú, en tanto, señaló que los casos detectados son 88.541, de los cuales 57.473 se presentan en Lima, donde imágenes publicadas en redes sociales muestran diariamente las salas de emergencia de los hospitales abarrotadas por pacientes que en muchos casos requieren oxígeno.

El presidente de la Sociedad Peruana de Medicina Intensiva, Jesús Valverde, afirmó que en los hospitales de Lima se está haciendo una selección de pacientes graves para destinar los respiradores y camas a los “recuperables”, y no se atiende a los adultos mayores que requieren de unidades de cuidados intensivos (UCI).

Fuente: https://www.telam.com.ar/notas/202005/465009-mientras-europa-reanuda-actividades-algunos-paises-de-america-sufren-y-esperan-lo-peor.html

Fuente: https://www.radio.net.ar/mientras-europa-reanuda-actividades-algunos-paises-de-america-sufren-y-esperan-lo-peor/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *