El 26 de octubre de 1983, fui uno de ese millón de argentinos que protagonizaron en el Obelisco aquel memorable cierre de campaña de Raúl Alfonsín. Hoy estamos frente a otro octubre que aparece en nuestro calendario 36 años después, con una carga distinta que a todas luces marcará nuestro futuro.

En aquel recordado 83, para los argentinos el desafío fue elegir el mejor camino para superar la feroz dictadura y reconstruir el Estado de derecho. Las opciones entre las que debíamos elegir eran el modelo de la UCR de democracia republicana o el del Partido Justicialista, que había sellado su acuerdo de impunidad con los militares. La sociedad fue sabia y optó por la República.

Más de tres décadas después, estamos ante otra encrucijada: democracia o autoritarismo. Frente a esto no podemos tener ninguna duda. Son opuestos los que están en juego.

Hace 4 años, estuve en Humahuaca, en aquel maravilloso cierre de campaña junto a Mauricio, para dejar atrás años de decadencia, de prepotencia, de injusticia y aislamiento. Y lo hicimos.

Hoy, 24 de octubre, estaré en Córdoba nuevamente, junto a Mauricio, como uno más de los millones que votaremos por la continuidad y defendiendo la República.

Cantaré el Himno Nacional y agitaré la bandera celeste y blanca junto a los centenares de miles que en las 30 marchas por todo el país dieron lugar a la Marcha de los Mansos, y a los millones que votaremos para confirmar el Sí Se Puede.

Estaré en Córdoba junto a Mauricio, como vengo haciéndolo desde el 21 de junio de 2002, para ratificar mi compromiso con la libertad, con la paz, con la justicia y la democracia plenas.

Tengo 3 hijos y 2 nietos y quiero como vos que crezcan y vivan en un país que les ofrezca todas las posibilidades, en el que nadie le diga qué pensar, qué decir, qué mirar y qué leer. Un país donde nadie les enseñé que decir una cosa hoy y decir lo contrario mañana u olvidar lo dicho vale lo mismo. Donde nadie desde el poder les enseñe que mentir y robar sean acciones impunes. Que no les enseñen que los atajos y el oportunismo son los caminos para el ascenso social. Que no les digan que pactar con terroristas es el camino para la justicia.

El domingo 27 nos jugamos mucho más que una elección. Nos jugamos nuestra manera de vivir. Y yo quiero por sobre todo vivir en libertad.

Por eso estaré en Córdoba, porque sé que somos millones que queremos lo mismo y lo queremos con Mauricio.

Yo no me doy por vencido y hasta el domingo seguiré buscando Votos con el Alma.

(*) Secretario de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural de la Nación.

Fuente: http://www.telam.com.ar/notas/201910/402900-nos-jugamos-mucho-mas-que-una-eleccion.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *