Después del transcurso de un año difícil donde todos nos tuvimos que adaptar a lo desconocido y buscar estrategias para estar cerca del otro sin ponerlo en peligro.Los educadores jugaron un papel fundamental manteniendo el vínculo con sus alumnos y las familias para sostener la magia que tiene el hecho de aprender nuevas cosas.

La primeras letras, los números y los cuentos tuvieron que jugar a través de una fría pantalla que no los podía abrazar, encontrándose frente aquel mundo pequeño que confundido permanecía atento a lo que pasaba. Los peques de inicial con la inocencia, la alegría y espontaneidad que los caracteriza recepcionaron en este tiempo a través de la imagen y , la voz cálida y tierna de la querida seño un mundo maravilloso lleno de conocimientos que provocaban curiosidad, ganas de aprender y soñar.

Miles fueron las estrategias que se implementaron las docentes que a través de su mano derecha que en este caso fue la innovadora tecnología,paradójicamente protagonista exclusiva del presente, justo cuando se decía que nos alejaba de todo, fue quien nos acercó más que nunca en los distintos ámbitos.

Tras esos meses de sacrificio y esfuerzo de la comunidad educativa se abrió una puerta para el reencuentro cuidado, esto generaba muchas emociones y sensaciones bonitas en el corazón y con ilusión se trabajó en esa posibilidad única que cerraría un ciclo lectivo lleno de dificultades pero con gran capacidad de reinventarse para superar los obstáculos y lograr el objetivo propúesto : el hermoso grupo de egresados 2020.

Todo planificado y pensado para cuidarlos y disfrutar de este día tan especial que sería el premio a su adaptación a esta realidad tan distinta, pero de un día para otro se decidió tras un frío escritorio suspender los actos de egresados, todo aquel sueño se derrumbó y las sensaciones encontradas se apoderaron de este escenario que hasta ayer era el mejor y hoy se convirtió en un dejo de tristeza.

ES LO QUE HAY dialogó con Carolina Eberhard docente que le toca despedir al numeroso grupo de egresados del Jardín de Infantes N° 902 sobre el cierre del ciclo lectivo 2020, que se quedó sin el acto de egresados. Con mucha emoción y tristeza expresó que los alumnos merecían esta despedida presencial como premio al trabajo de todo un año y resumió su mensaje para las familias y los niños en una frase que lo dice todo “nos vamos con los ojos cerrados, pero los sueños siguen despiertos”

Carolina Eberhard – Docente Jardín de Infantes N° 902.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *