Sorprendiendo a Washington con sus primeras -y quizás últimas- declaraciones públicas sobre la investigación que lideró durante casi dos años, el fiscal especial Robert Mueller dijo el miércoles que directivas de larga data del Departamento de Justicia le impidieron imputar a Trump, pese a diez posibles actos de obstrucción de la Justicia por parte del presidente.

Pero no imputar a Trump no es equivalente a exonerarlo de toda culpa, dijo el fiscal, que insinuó que el Congreso tenía tanto la potestad constitucional como la responsabilidad de seguir el caso y decidir qué hacía con sus hallazgos.

“La Constitución requiere otro proceso, distinto del sistema de justicia criminal, para acusar formalmente de delitos a un presidente en funciones”, declaró, antes de anunciar que daba por concluida la investigación y regresaba a la vida pública.

En comentarios a periodistas en la Casa Blanca, el mandatario republicano montó en cólera este jueves contra Mueller y dijo que llevó adelante una pesquisa sesgada a la que volvió a tildar, por enésima vez, de “caza de brujas” y agregó que acceder a los renovados pedidos en el Congreso de someterlo a un juicio político sería una “obscenidad”.

“Robert Mueller nunca debería haber sido designado”, dijo, y agregó falsamente que el fiscal quería ser director del FBI, pero que él se lo negó. “Creo que Mueller es un verdadero anti-Trump. Es alguien que no consiguió el cargo que tanto quería”, agregó.

Fuente: http://www.telam.com.ar/notas/201905/362583-estados-unidos-presidente-trump-fiscal-mueller-rusiagate-antitrump.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *