Los trabajadores sociales de los distintos servicios continúan haciendo los acompañamientos de las personas en situación de vulnerabilidad de manera presencial o por teléfono ante el aislamiento obligatorio, y advirtieron que con el coronavirus las problemáticas como la pobreza, la violencia de género y el acceso a la salud “se agudizaron”.

Como trabajadores del área de la salud son parte las actividades declaradas esenciales desde el comienzo de la pandemia, por eso se encuentran en la primera línea de atención a las personas más afectadas por la crisis social provocada por la emergencia sanitaria.

“Como todo el personal de salud, estamos trabajando. Cada institución define la metodología, pero seguimos atendiendo, conteniendo a las personas y a las familias. Se hace un seguimiento, todo lo que se puede hacer vía telefónica se hace de ese modo para que las personas no salgan de sus casas”, explicó a Télam Virginia Cunzolo, secretaria general de la Asociación de Profesionales de Servicio Social del GCBA (APSS).

“Todas las problemáticas que atendemos normalmente se agudizaron con la pandemia. Hay un montón de situaciones relacionadas con la pobreza, se pararon las changas y eso genera desesperación en muchas familias. Se incrementaron las situaciones de violencia por el encierro”, explicó.

Fanny Kohon, directora del área de Programas Sociales de AMIA, aseguró que “a partir del aislamiento y de las restricciones de movilidad, el equipo de trabajadores sociales se puso al hombro la tarea de acompañar, contener y asistir para seguir acompañando a las personas a pesar de la distancia”.

“Seguimos atendiendo en forma remota o con una guardia específica a las 2 mil personas que atendíamos hasta ahora. Hacemos y repartimos viandas. El principal problema es que hay adultos mayores que no tiene familiares o redes de contención, entonces necesitan mayor asistencia en ir al cajero, hacer compras o conseguir medicamentos”, explicó a Télam.

“Lo fundamental es que puedan acceder a sus derechos. El Estado ha puesto en marcha varias medidas para responder a la situación de vulnerabilidad de las personas, por eso las orientamos para que hagan las gestiones”, aseveró Kohon.

Otra problemática que se presenta es la violencia de género, agravada por las condiciones de la cuarentena.

“En un contexto de aislamiento y encierro, las situaciones de violencia se agravan, lo que nos obliga a realizar un seguimiento más intenso de los casos”, señaló Paula Jait, coordinadora de Servicios Sociales de AMIA.

“Estamos muy atentos a estas situaciones, a fin de evaluar los riesgos y la eventual derivación a los organismos pertinentes en el caso en que sea necesario tomar alguna medida de protección”, agregó.

Omar Battistessa, que trabaja en uno de los centros de salud que dependen del Hospital Penna, contó que “se cortó muchísimo la atención, no se pueden hacer reuniones grupales. La gente eligió cuidarse y quedarse en la casa. La forma de atención es por teléfono”.

“Es pavorosa la demanda de alimentos, hay mucha gente que no tiene ingreso para comprar y dependen de los comedores barriales. En un comedor que conozco pasaron de atender de 1.200 a 4.500 personas”, alertó.

Juan Burweil, que es trabajador social en un centro de día en Flores, aseguró que ante la pandemia “hubo que repensar las prestaciones, cambiar las orientaciones y buscar la manera de seguir en contacto con los pacientes”.

“Es importante la contención social y ante el aislamiento las redes sociales de las personas se retraen, lo que empeora la situación de mucha gente que depende de esos mecanismos para tratarse”, aseguró a Télam y agregó que “la pandemia muestra desigualdades preexistentes, se esclarece lo cruel de la realidad, la pobreza tiene muchos años”.

“En otro trabajo atendimos un caso de Covid-19 de una persona de la villa 1-11-14, que no tenía espacio para el aislamiento. Ahí se nota la desigualdad también en el aislamiento domiciliario”, indicó Burweil.

“Cuando hay situaciones de Covid positivo hay personas que no viven en condiciones adecuadas para no generar el contagio, ya que no pueden cumplir las medidas de higiene o no tienen personas disponibles para el cuidado de niños”, alertó Cunzolo.

En tanto, Battistessa manifestó que “estamos preocupados en que no hay insumos de protección en los hospitales de la Ciudad. Tenemos que ver si viene algo más complejo y tenemos que estar preparados”.

Fuente: https://www.telam.com.ar/notas/202005/459501-advertencia-problematicas-sociales-agudizacion-coronavirus.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *