Ante la crisis económica generada por las medidas impuestas para frenar la pandemia, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo este jueves estar “abierto” a la aprobación de un nuevo conjunto de medidas de estímulo pero rechazó de plano el plan de la oposición, que incluye ayudas a inmigrantes sin papeles.

Una vez más, Trump cargó contra la oposición, esta vez al rechazar el plan de estímulo económico presentado por la presidenta de la Cámara de Representantes y la dirigente demócrata más importante en el Congreso, Nancy Pelosi.

“Ciertamente no apoyamos el proyecto de ley de Pelosi, lleno de ideas demócratas como dar pagos directos con dólares de los contribuyentes estadounidenses a inmigrantes ilegales”, dijo a periodistas la vocera de Trump, Kayleigh McEnany, en la Casa Blanca, que calificó de “inaceptable” la propuesta de la oposición, informó la agencia de noticias EFE.

Las medidas impuestas por el gobierno de Trump convirtieron al país en el epicentro de la pandemia, con cifras de contagios y muertes que superaron a las de China e Italia en su momento.

Nancy Pelosi

Nancy Pelosi

El mandatario no solo desestimó la gravedad del virus, sino que se negó a cerrar la circulación dentro del país, dejando a los gobernadores de los estados a merced de sus decisiones y con una falta de respaldo económico, lo que generó que 2,9 millones de personas pidieran la semana pasada el subsidio de desempleo.

Trump presiona a los estados que aún mantienen el confinamiento -en su mayoría demócratas- para que reabran sus actividades, mientras las cifras de infecciones y fallecimientos siguen creciendo, 1.389.935 y 84.059, respectivamente.

Por ejemplo, el condado de Miami-Dade, el epicentro del brote en ascenso en Florida, anunció hoy que el lunes 18 se sumará a la reapertura gradual del resto del estado sureño.

En este contexto, la vocera presidencial aseguró hoy que Trump “quiere que este país vuelva a abrir”.

Para paliar los estragos económicos ocasionados por el cierre de negocios y medidas de confinamiento decretados para contener la propagación del virus, el Congreso ya aprobó varios programas de estímulo fiscal por valor de casi 3 billones de dólares.

La propuesta de los demócratas de la Cámara Baja consiste en un nuevo plan de estímulo valorado en otros 3 billones de dólares, el mayor de la historia, y que incluye enviar a los estadounidenses una segunda ronda de cheques de estímulo, más generosa que la anterior, y que en algunos casos puede ascender a 6.000 dólares por familia.

La propuesta incluye como beneficiarios a los trabajadores que presentan sus impuestos con un Número de Identificación de Contribuyente Individual y no con el número de Seguridad Social, lo que, según han denunciado los republicanos, permitiría que los cheques beneficiaran a inmigrantes que tienen una situación irregular.

En contraposición a la propuesta demócrata, McEnany aseguró que algo que “le gustaría ver” a Trump sería un alivio en los impuestos sobre la nómina que pagan tanto los trabajadores como las empresas, aunque añadió que “no es una condición, pero es algo que le gustaría ver”, consignó la agencia española.

Además, desde el ala republicana del Senado advirtieron que no se necesita otra ronda de fondos de emergencia en momentos en que los estados comienzan a reanudar su actividad.

Fuente: https://www.telam.com.ar/notas/202005/463824-trump-dijo-estar-abierto-a-cualquier-plan-menos-al-de-la-oposicion.html

Fuente: https://www.radio.net.ar/trump-dijo-estar-abierto-a-cualquier-plan-menos-al-de-la-oposicion/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *