Con “Shalom Taiwán”, que se estrena este jueves, el productor Walter Tejblum, que debutó en la dirección hace cinco años con el documental “Maika: Una chica de la Zwi Migdal”, enfrenta ahora el desafío de una ficción, rodada en Buenos Aires, Nueva York y Taiwán.

Tejblum cuenta la historia de Aarón, un joven rabino que, al frente de su templo, se endeuda para dar un mejor servicio social a los miembros de la comunidad, pero se expone al embargo de la propiedad, lo que lo lleva a viajar lejos en busca de donaciones

El productor ahora cineasta convocó a un elenco encabezado por Fabián Rosenthal, a quien acompañan Mercedes Funes, Carlos Portaluppi, Santiago Korovsky, también coguionista, Alan Sabbagh, Paula Grinszpan, Sebastián Hsu y Betiana Blum.

Télam: ¿Cómo nació esta historia que en principio puede parecer disparatada?

Walter Tejblum: El disparador fue un viaje que hice por Oriente hace como tres años, que no era de trabajo, ni de scouting o relacionado a mi tarea profesional. Allí había un rabino que tenía una similar característica estética a la de Aarón, el protagonista de mi película, encarnado por Fabián Rosenthal. Me cautivó la distancia y el impacto visual y cultural de esa imagen.

T: Entonces la idea nació allá…

WT: Esa fue la foto que quedó en mi cabeza, el disparador de la historia. Conozco algunas otras historia de rabinos que tienen alguna actividad similar al de esta historia, pero este caso es más singular porque se trata de beneficencia y contención espiritual y de él depende mucha gente. Se trata de un emprendedor.

T: La producción de la película va hacia adelante en el mismo sentido del rabino que no se siente vencido frente a las contingencias y sigue hacia adelante…

WT: El haber tomado la decisión de producir esta película junto con Fernando Sokolowicz, también es singular. Ahora visto con algo de distancia reconocemos que para encarar un proyecto así teníamos que estar un poco locos. Recorrer el mundo para hacer una película independiente fue una aventura, porque primero fuimos a Nueva York, después filmamos en Buenos Aires tres semanas y finalmente casi 4 en Taiwán, sin necesidad de modificar el guión es algo increíble. Teníamos que ir buscando todas las imágenes que reflejaran lo mejor posible la historia de este rabino, y las encontramos.

Fuente: http://www.telam.com.ar/notas/201908/388014-walter-tejblum-cine-film-shalom-taiwan-entrevista.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *